La ley de Ripolin

Técnica mixta, 12” x 12”.

Incluida en “TRUEQUE, una puesta en relación”; Museo de Arte Contemporáneo, ciudad de Panamá, 2018.

“Piensen en los efectos de esta ley: cada ciudadano deberá remplazar su tapices y sus damascos con una capa de pintura blanca: limpiemos la casa.”
—Le Corbusier, 1925.

A riesgo de sonar como un filisteo, he de confesar que mi parte favorita de la colección del MAC no está en su catálogo: son los viejos interruptores y enchufes que están en todas las salas, sepultados debajo de décadas y décadas de capas de pintura. 

Inspirado también por un ensayo de Le Corbusier que en realidad no he leído, desde hace dos años he estado trabajando en unos míos propios, usando materiales estándares comprados en una ferretería de la localidad. Evidentemente, estoy aún a varios cientos de manos de pintura de alcanzar a los de verdad.

Durante TRUEQUE, estoy reuniendo mis derivados con sus modelos, para ojalá así lograr que más gente descubra los originales y se una a mi campaña de amarlos, respetarlos y defenderlos como símbolo sagrado de nuestra nación.